Tips

Cuidados del bordado para que dure muchas vidas

Después de leer varios libros sobre bordado y hacer algunos cursos online, he visto como limpian, cuidan y almacenan sus trabajos distintas bordadoras. En este post te voy a hacer un resumen de todo lo que he aprendido sobre los cuidados del bordado para que dure muchas vidas.

Mi experiencia con las distintas técnicas ha hecho que yo misma aplique lo que he aprendido y experimentado por mi misma para darle los mejores cuidados del bordado para que dure muchas vidas.

Antes de bordar

Siempre lavo el tejido que voy a utilizar, así compruebo que no destiñe ni encoge y además elimino el apresto que pueda tener. Suelo hacer un lavado ligero con un poco de jabón natural y agua fría. Después lo dejo secar en el tendedero.

También procuro utilizar hilos de calidad. Sería imperdonable que después de bordar una pieza, al lavar, secar o con el tiempo; se destiña, encoja o pierda color. Te dejo por aquí el post en el que hablo sobre la lista de materiales básica para empezar a bordar.

En cuanto al soporte. Empleo un bastidor preparado para bordar forrado con tela de sábana. Esto protege el tejido que vas a bordar y evita que se dañe con la presión del aro en la tela. También te dejo el enlace al post en el que hablo sobre cómo preparar el bastidor para bordar.

TIPS

Cuando termino mi sesión de bordado retiro el bastidor para que la tela descanse y así evitar las posibles marcas que podría dejar en la tela.

Otro consejo es lavarse bien las mano antes de empezar a bordar, te parecerá una tontería o quizás algo obvio, pero de esta forma evitaremos depositar grasa y suciedad en la tela y en los hilos al bordar.

Cómo preparar el bastidor para bordar

Después de bordar:

En ocasiones, después de bordar, y más si lo hacemos con un tipo de hilo que se deshilacha un poco, como por ejemplo los hilos retors o hilos perlé tipo lana de algodón, se pueden quedar restos en la tela. Como una pelusilla. Para retirarlo, lo mejor es utilizar un poco de cinta de embalar por el lado del adhesivo y dar pequeños toques sobre la tela.

Lista de herramientas y materiales básicos para empezar a bordar

Limpieza

Para eliminar los restos de rotulador o lápiz de sastre deberás dar calor o lavar la prenda, depende de lo que hayas usado, para eliminar los restos de grasa y suciedad que puedan haber quedado en la tela y los hilos mientras estabas bordando.

  • Lava tu bordado con agua fría
  • No lo dejes en remojo demasiado tiempo
  • Utiliza jabón natural tipo lagarto y si tienes que frotar hazlo muy suavemente por la parte trasera y con los dedos.

UN ERROR GARRAFAL

Tendrás que tener cuidado y seguir las recomendaciones del fabricante de cada bolígrafo o rotulador porque si utilizas un rotulador de agua y un bolígrafo termosoluble para transferir el dibujo, los dos a la vez, pueden quedarte marcas que no se vayan.

Asegúrate de que eliminas bien el rotulador soluble en agua antes de dar calor para quitar el bolígrafo termosoluble porque, el rotulador al agua, puede reaparecer con el calor y dejar manchas indeseables en el tejido.

A mi me sucedió en una ocasión cuando empezaba a bordar. Y algunas alumnas me han comentado que les ha pasado al utilizar un rotulador soluble en agua que ha reaparecido después de planchar.

Secado

  • Al aire.
  • Para secar extiéndelo sobre una toalla y déjalo secar al aire.
  • No utilices secadora.
  • Si tienes que planchar porque la tela te quedó arrugada, hazlo únicamente en el tejido que no está bordado. Yo tengo una plancha normal que no me deja acceder a ciertos lugares, pero puedes conseguir una mini plancha para alisar las zonas pequeñas. Yo no las he probado pero tienen buena pinta y seguramente me haré con una de ellas en algún momento.

Almacenamiento y exposición

Puedes almacenarlos en plano si son trabajos pequeños en una caja de cartón e ir colocando cada bordado separado con hojas de papel de seda blanca entre cada trabajo. Si son proyectos grandes que no caben en una caja los puedes guardar enrollando el trabajo entre tela de sábana o papel de seda y guardar en un armario o arcón sin plegar el cilindro. También podrías utilizar tubos de cartón para envíos que evitarán que se aplaste y se arrugue más de la cuenta.

Para los bordados que están expuestos sobre un mueble o en la pared, pueden coger polvo con el tiempo y verse sucio. Lo mejor es que cuando tengas un bordado enmarcado en un cuadro de fotos o en un bastidor puedas retirarlo fácilmente para poder lavarlo, por eso yo siempre recomiendo rematar la labor de forma que no sea permanente (enlace al post rematar la labor) para poder retirarlo del marco, lavarlo y secarlo como te he explicado antes, para después poderlo volver a colocarlo en su marco. En este post te muestro una forma sencilla de rematar tu labor sobre un bastidor.

Seguro que existen muchas otros cuidados del bordado para que dure muchas vidas, y es probable que algunas de ellas funcionen mejor. Por el momento estos son los conocimientos de los que dispongo y si aprendo algo nuevo lo añadiré a este post más adelante.

Solo espero que estos cuidados del bordado te sirva y aprendas algo nuevo.

Sígueme en las redes y comparte

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diecinueve =