Inspiración,  Sobre mi

Porqué no bordo por encargo [Parte 2]

En esta segunda parte del post de porqué no bordo por encargo, te explico otra de las razones por las que decidí no bordar por encargo como principal línea de negocio.

Cuando empecé con Montatela me di cuenta que aunaba todas mis pasiones además de que se adaptaba perfectamente a mi, a mi personalidad y a mi estilo de vida. En el primer post te hablaba de mi forma de ser en cuanto al trabajo. Lo ligada que he estado siempre a la creatividad y de lo que me gusta hacer cosas distintas. Puedes leer el post anterior aquí.

Te cuento un poco sobre mis cuatro pasiones para que sepas porqué este proyecto se adapta perfectamente a mi, a mi personalidad y a mi estilo de vida y entiendas porqué no bordo por encargo:

La primera:

La ilustración. En este proyecto podría por fin expresarme a través de la ilustración, que es algo que siempre me había gustado. Poder sacar esas imágenes y plasmarlas a través del tejido y los hilos me fascinó. Y además poderlo hacer con un medio manual, delicado y con su tiempo y sus ritmos me acabó atrapando.

La segunda:

El diseño. Además, con este proyecto podía seguir aplicando todos mis conocimientos sobre diseño para mostrar mi trabajo además de poder crear los libros de instrucciones, el logotipo e incluso en diseño de la web o la edición de vídeos. Como ves, hasta ahora soy yo la que lo hago prácticamente todo.

La tercera:

El trabajo con las manos. Para mi la más importante, porque hasta que empecé con este proyecto no sabía lo imprescindible que era para mi trabajar con mis manos.

Como ya te he contado en otros posts descubrí la importancia de trabajar con las manos en un periodo de estrés muy fuerte en el que me olvidé por completo de trabajar con ellas, las relegué a un segundo plano y me focalicé únicamente en el trabajo digital. Esto me acabó pasando factura y desde ese momento tomé la decisión de que en mi próximo empleo tenía que incluir el trabajo con las manos como parte en el proceso.

Además, tenía que mostrar al mundo la importancia que tiene trabajar y crear con las manos para mantener la salud mental frente a los temas de estrés, baja autoestima, inseguridad o impaciencia, que están a la orden del día en nuestra sociedad.

La cuarta:

La enseñanza. La verdad es que no tenía ni idea para cuando me planteé empezar con este proyecto pero enseguida me di cuenta de que la enseñanza siempre había estado ligada a mi. Siempre me había gustado enseñar y compartir los conocimientos que tenía. Desde pequeña recuerdo jugar a que era la maestra en la casita de campo de mis padres. Recuerdo cuando todavía estaba en obras, en una de las habitaciones que solo estaba marcada con una hilera de bloques de hormigón, montaba mi aula y jugaba a que era una maestra.

Preparaba los pupitres con otros bloques de hormigón y hacía pequeñas libretas para que mis alumnos escribieran y pudieran hacer los ejercicios que les mandaba.

Este recuerdo resurgió cuando me planteé este proyecto y una de las partes sería la de hacer talleres y enseñar y compartir lo que sé. Entonces me di cuenta de que la enseñanza también formaba parte mis pasiones.

Compartir lo que sé, enseñar de la forma más sencilla y difundir los beneficios de trabajar con las manos son mis objetivos

Ahora ya sabes porqué no bordo por encargo. Y es que con el enfoque que le he dado a Montatela he conseguido aunar todo lo que me gusta, además de descubrir que tengo una nueva pasión, que tenía oculta, la pasión por la enseñanza. Compartir lo que sé, enseñar de la forma más sencilla y difundir los beneficios de trabajar con las manos son mis objetivos. Y todo esto lo consigo a través de un hilo conductor como es bordar a mano.

Sígueme en las redes y comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 1 =